Liliaceas, flores tóxicas para los gatos

Uno de los tipos de flor mas frecuente en los ramos son las liliáceas, y son altamente peligrosas para los gatos.

Es tóxica para ellos cualquier parte de la planta, tallo, hojas y flores.

Basta con que mordisqueen una pequeña cantidad (menos de una hoja o pétalo) para envenenarse.

Si el gato no llega a mordisquear la planta pero pisa el polen que ha caído de la planta o bien éste cae sobre su manto puede intoxicarse al lamerse durante su aseo.

Incluso beber el agua del recipiente donde haya flores cortadas puede resultar igualmente tóxico para ellos.

Entre las dos y las seis horas de haber mordisqueado la planta comenzará a vomitar, tendrá falta de apetito y estará muy decaído. 

Posteriormente los vómitos se harán menos frecuentes pero esto no significa que esté mejorando ya que el daño renal avanza. Entre las  12 y las 72 horas tras ingerir la planta, el tóxico provocará un fallo renal agudo y reaparecen los vómitos, polidipsia (bebe mucho),  anorexia, decaimiento pronunciado y en algunos casos anuria (no producen orina).

Los gatos que no son tratados rápidamente desarrollan fallo renal agudo y mueren generalmente entre el tercer y el sexto días tras el envenenamiento. 

Si sospechas que tu gato ha podido mordisquear alguna de estas plantas, debes acudir inmediatamente a un centro veterinario. Un tratamiento inmediato es absolutamente imprescindible.