Consejos para la adaptación.

¡¡¡Por fin llegó el día tan esperado, voy a recoger a mi gatito!!!

El día en que los gatitos cambian de casa es complicado para ellos, por eso tenemos que hacer todo lo posible para que el proceso de adaptación al nuevo hogar sea lo menos traumático para ellos. Hay diversas pautas que debes seguir para que este proceso sea más rápido y llevadero.

En primer lugar, antes de la llegada del gatito es importante que lo tengamos todo preparado. Comida, arenero, rascador, juguetes, en definitiva, todas las cosas que el gatito necesita que os explicamos en el apartado de consejos y a lo que dedicaremos otra entrada del blog.

Una vez ya tenemos las cosas del gatito preparadas, es importante que los primeros días le pongamos todo en una sola estancia (su comida, arenero, rascador juguetes…) se recomienda una estancia donde pasemos la mayor parte del tiempo, el salón, nuestro despacho, donde sea, pero que el gatito pueda estar junto a nosotros el máximo tiempo posible.

El ejemplo que siempre os digo es el siguiente: Cuando los humanos nos mudamos, ¿dónde nos adaptamos más rápido, a un pueblo pequeño o a una gran ciudad? Pues para los gatos es igual, es más fácil hacer la adaptación por estancias, de golpe en toda la casa. Una vez el gatito vaya cogiendo confianza le vamos dando acceso a otras estancias y una vez ya esté totalmente adaptado le colocamos sus cosas en el lugar definitivo.

Otra cosa a tener en cuenta para la adaptación es el FELIWAY, es un producto que emula unas feromonas del gato denominadas "feromonas de familiarización", si los gatos se sienten cómodos, marcan los objetos de su alrededor, así como las paredes con esta feromona. En un medio desconocido o en situaciones de estrés esta feromona está ausente, por tanto, podemos ayudarle a que se adapte con este producto.

Pero lo más importante en el periodo de adaptación es la paciencia, tenemos que ser pacientes y muy considerados con el gatito, no agobiarle, sobre todo si hay niños en casa explicarles que el gatito necesita estar tranquilo hasta que coja confianza. Nunca hay que molestar y despertar a un gatito mientras duerme.

Cuando nos dirijamos al gatito es importante hacerlo a su altura, es decir, desde el suelo, agachados o tumbados. Para ganarnos su confianza podemos ofrecerle comida húmeda con nuestro dedo o mano.  También debemos jugar mucho con ellos con plumeros o juguetes que hagan que se sientan cómodos. Y proporcionarles una camita- cueva o algún sitio confortable para dormir en el que se sientan resguardados. Podemos coger al gatito mientras estamos en el sofá y tenerlo mientras duerme en nuestras piernas debajo de una mantita, para que se sienta seguro y confíe en nosotros.

Es importante que no nos estresemos y queramos muchísimo al gatito, porque los gatos sienten todas nuestras emociones y si nos notan tranquilos y dispuestos a quererles, ellos también estarán dispuestos a ello.