Consejos de Higiene y Aseo para los gatos

Los gatos necesitan un arenero adecuado dónde hacer sus necesidades. Hay todo tipo de areneros en el mercado, podemos elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades y las de nuestro gato. Pero si el arenero es cerrado, no hay poner una arena que levante mucho polvo ya que esto sería muy perjudicial para sus pulmones.

Los gatos necesitan una arena limpia y libre de olores. Los gatos son animales muy pulcros, y no soportan tener su caja de arena sin asear y con malos olores. Hay que tener siempre la caja de arena limpia, sino el gato puede revelarse y optar por hacer sus necesidades en lugares del hogar que les resulten más higiénicos y sufrir problemas urinarios. Hay muchos tipos de arena, cada persona tiene sus preferencias y también cada gato. Lo mejor es ir probando de varios tipos hasta que demos con la que más nos guste a nosotros y a nuestros colegas mininos. El criador recomienda la arena aglomerante de Bentonita, en concreto la de la marca SANICAT modelo ZEN.

Durante los primeros meses de vida del gatito hay que tener precaución con la arena ya que algunos creen que es para jugar y la ingieren, en ese caso recomendamos utilizar arenas ecológicas y biodegradables (por ejemplo pellets) Durante este tiempo recomendamos también una bandeja bajita y accesible para el gatito.

A los gatos no es necesario bañarlos ya que ellos mismos se asean, pero hacerlo no es malo siempre que se haga con moderación. Es recomendable en época de muda ya que arrastramos el pelo muerto y evitamos la ingesta del mismo. Además, a los gatos de pelo semilargo, después del baño se les queda el manto muy suave y lustroso.

El baño solamente a partir de los 9 meses de edad.

Recomendado 2 veces al año, únicamente en época de muda, una vez ya el gato es adulto.

Como máximo una vez al mes, pero no se recomienda bañarlo con tanta frecuencia, pues estropea el PH de su piel y les deja el pelo grasoso y opaco.

Nosotros utilizamos y recomendamos el champú groomer’s goop.

Si son adultos y hace calor tras el secado con una toalla, pueden secarse al aire. Si no hace calor hay que secar con un calefactor de aire caliente, hace menos ruido que el secador, o con un secador que no haga ruido, si no hay más remedio con secador normal, pero como les da mucho miedo y estresa el ruido es otra de las razones para bañarles muy de vez en cuando.